2018: Elección cucaracha

Gilberto Celis

Por Gilberto Celis

Ya sé, no estoy de acuerdo y me molesta que usted, uno del común y precisamente por serlo, dice que los adultos, como si fuera de lo más natural, construimos un México donde ser cucaracha pareciera es de lo más natural.

— Acaso no le llama la atención su metamorfosis argumentando ‘soy tuyo porque lo dice un papel/ pero en mi corazón, que es el que siente amor, tan solo mando yo’.
— Es que me recuerda a la naturalidad de la metamorfosis de Gregorio Samsa, quien siendo humano se transforma en una cucaracha mientras duerme.
— Le digo, me eriza el pelo la naturalidad humana con que quiere actuar al despertar, sin darse cuenta se ha convertido en un insecto.
— ¿Y si todo fuese un montaje?
— ¿Cómo esa naturalidad con que se acepta la democracia antes de elegir candidato y después reclamar el cuento al revés que se cuenta una y otra vez?
— Cambiar todo para que todo siga igual, es gatopardismo.
— No descontextualice, la elección 2018 continúa siendo la renovación electoral para el predomino de los mismos con los mismos.

¿COINCIDENCIA O REALIDAD?

Deme usted una explicación lógica a la metamorfosis del hombre a cucaracha, cuando la preocupación principal de Gregorio no es pensar el por qué ha cambiado su condición humana sino bajarse de la cama,

— O sea, ni le preocupa no verse como un ser humano, sino desenvolverse en su condición de cucaracha.
— ¿Por qué me reconcome y disgusta sentir esa transformación en insecto encaja con la realidad de los del común en la globalizada aliancista elección 2018?
— El proceso de metamorfosis lleva 6 sexenios, 36 años.
— Kafka advierte que el insecto no puede ser dibujado y menos mostrado desde lejos; esta en uno.
— El caso es, sin equivocar la palabra o extraviar la razón, ¿las urnas sirven o no sirven?

— Por eso le digo.

comunicacion_mra@hotmail.com